Gadafi vuelve a la carga.

Una más de la maldita plaga islámica: ahora el Coronel (es un decir) Gadafi llama a la Yihad (que no se confunda nadie: es una llamada a la lucha armada) contra nada menos que Suiza; país demócrata (por contra de Libia, que NO lo es) a raiz del referendum celebrado en Suiza y que tuvo como resultado la prohibición de construir minaretes.

La noticia puede consultarse aquí.

A pesar de resultar un referendum bastante tonto (¿minaretes? prohibid la ley islámica, so cenutrios) parece que los islamistas, esa subespecie que parece reclamar para sí el título de “eslabón perdido” entre los neanderthales y el homo sapiens no les gusta que nadie decida en contra de su fe. Pues que preocupación más grande: Yo me vengo preguntando cuando Occidente va a decretar un exterminio masivo de creyentes musulmanes a raiz de que no respetan los derechos humanos fundamentales para las mujeres. Es decir, cuando Occidente se va a colocar en igualdad de hecho con los subhumanos yihadistas. Pero a lo mejor alguien (un meapilas izquierdoso y “progresista”) me argüye que eso sería poco democrático. Pues no lo sé. Igual hasta es verdad… pero lo que es de idiotas es permitir que usen las debilidades de la democracia para atacar a esa misma democracia. Es más; lo que debería hacer todo miembro (y “miembra” por supuesto) de ONG, luchador o luchadora de derechos fundamentales: “okupa” maloliente peludo y despeinado, afecto al PSOE, sectario de IU o cualquier otro tipo de elemento parecido al humano es irse a Oriente; a Libia, a Marruecos: a Dubai; a Kuwait o a cualquier otro pais dominado por los especímenes casi humanos creyentes del Islam y reclamar, allí mismo, a pie firme y con las gónadas bien apretadas tolerancia para las mujeres: es más, animo a todo el género femenino de las subespecies arriba mencionadas a que exijan sus derechos allí mismo, en aquellos paises tan “divinos” para broncearse, en minifalda y bikini, del mismo modo y manera en el que muchas de ellas estropean las vistas de las playas españolas.

Y, entonces, veremos que pasa. Quien respeta, quien no… y que cooperante española acaba lapidada por aquellos a los que pretende salvar.

Y luego, a lo mejor, con un poquito de suerte, conseguimos que cierta clase política deje de cogérsela con papel de fumar.

La izquierda y su ¿Héroe?

Garzón.

El magistrado. El juez. Esa persona designada para discernir el bien del mal.

Esa persona que violando rastreramente el principio de separación de poderes participó en un gobierno del PSOE. Esa persona que abandonó ese gobierno cuando sus atroces ansias de poder, de popularidad y de quien sabe qué más no fueron satisfechas. Esa persona que, como glotón irrefrenable, como maleante de baja estofa se dedicó a perseguir a la mano que le había dado de comer.

Esa persona que, borracha de fama, ansió y pretendió convertirse en el Juez Dredd de la civilización occidental, a la que odia y persigue desde esa izquierda trasnochada que sólo sirve para ejecutar figuras gimnásticas del derecho sin otro fin que la mera estética.

Esa persona que amenaza; que quisiera legislar para sí mismo: que desea situarse por encima de cualquier circunstancia: que no necesita el apoyo de la Ley para Juzgar…

Esa persona que en su prepotencia y orgullo recurre a unos agentes de la ley que están para proteger su vida con la suya y les humilla, y les usa, y les pervierte para librar de un problema a su hijo…

Esa, esa persona y no otra es, hoy, el héroe de la izquierda. De esa masa informe, maloliente y acéfala que compone la “progresía” de éste maldito y querido país nuestro llamado -de momento- España.

Pero se ha dicho que a todo cerdo le llega su San Martín. ¿Ha sonado la hora? ¿Tañen las campanas por Garzón? ¿Nos atreveremos a esperar contra toda esperanza que la Justicia vaya a darle lo suyo?

¿Nos atreveremos, hoy, en España, a soñar con la hora de la justicia?

Yo no tengo una respuesta. Y maldigo y azoto a los rojos por ello. Porque debería –deberíamos– tener una respuesta, y no la tenemos.

Chivatos y Faisanes.

… En general, desde que uno tiene uso de razón, puede recordar una figura execrable, odiada y despreciada por todo y por todos. Es la figura del chivato. El delator.

Odiado por sus víctimas pero muy a menudo odiado por aquellos ante los que denuncia. Tipejo esquinado; poco fiable. No digno de confianza.

Todo ésto, y mucho más es el chivato.

Es decir, hablamos de una figura nauseabunda y odiada. Una figura que de ninguna manera debería tener un espacio en una organización policial. Es al revés: la polícia debe beneficiarse del chivato y no a la inversa.

Sorpresa. En éste nuestro país SI es a la inversa.

Sabemos que alguien avisó a ETA de una operación policial. Intuimos que fue una figura clave de la jefatura policial… ¿Y qué ocurre? Nada. Algo que debería dar lugar a protestas, dimisiones y debates parlamentarios se ha visto reducido a una noticia más. Otra más, entre tantas producidas por ese nido infecto de maleantes y gentuza conocido coloquialmente como PSOE.

No, no es odio sectario. Es la constatación de un partido que lleva relacionándose más de cien años con hechos delictivos y de sangre. Su presidente Largo Caballero estuvo en la cárcel por promover una revuelta sanguinaria y mafiosa que al cabo se convirtió en lo que la gente conoce como Guerra Civil. Otro presidente, Felipe González, vio a su ministro del interior entrar en la cárcel por asesinato. Que si bien una democracia puede y debe defenderse del terrorismo con métodos expeditivos (véase el caso alemán con la Baader Meinhoff, para pasmo de los meapilas progres) lo mínimo exigible es que lo haga bien y con eficacia: no con maleantes de cuarta división.

Pero volvamos al chivato: esa figura tan cara a la historia y praxis del PSOE.

Una llamada telefónica a un terrorista. Así de fácil. Y de ése modo, se traiciona a las víctimas. Se traiciona a la sociedad: se traiciona a la gente de bien. ¿Hay alguna traición peor que la del chivato?

Puede que la haya, pero es difícil de imaginar. Ahora que la AVT ha sido magníficamente silenciada por –una vez más– el PSOE descubrimos que algunas víctimas, con verguenza torera y sentido de la justicia se han decidido a presentarse como acusación particular y no dejar caer en el olvido la ignominia del chivato.

Bien por ellos. Desde aquí, todo nuestro apoyo. Id a por ellos: acabad con ellos: hacednos ese favor. machacadlos allí dónde los encontréis: creedme: es muy satisfactorio azotar rojos y progres. Y es fácil. Ellos mismos vienen a recibir lo suyo. Dádselo.

Podéis leer la noticia Aquí.

¿PSOE? Demócratas de toda la vida, no te j…

Desde la autoridad moral que otorga pertenecer a un partido que, desde Largo Caballero (el cabrón que inició la guerra civil, sí, ese) hasta hoy es ejemplo y paradigma de democracia y tolerancia, pide el PSOE mediante su vocero personal (sí, prisa; ¿Quien si no? er.. vale. Disculpad. Podría haber sido Roures, lo siento) la creación de un organismo censor para controlar a la ultraderecha que se está haciendo con el control de la TDT (sí, estos zangolotinos hablan de Intereconomía y de su excelente programa de debate “El Gato al Agua“).

Podéis leer la noticia Aquí.

Nada menos.

Me pregunto hasta dónde llegará la indiferencia de ésta sociedad anestesiada por la incultura, el papanatismo y la estulticia más absoluta; porque de ella dependen nuestras libertades. Primero caerá Intereconomía: luego querrán controlar los contenidos de La Gaceta: Posteriormente lo intentarán con las radios (las dos independientes que deben quedar a estas horas) y, por fín, intentarán silenciarnos a los blogs… Cosa que yo no estaré dispuesto a permitir… de una manera, o de otra.
Porque, amigos… hay placeres en ésta vida a los que no estoy dispuesto a renunciar: uno de ellos es mi familia: otro; un solomillo de ternera cántabra con un Ribera del Duero y, por último, esta afición mía de arrear y fustigar rojos desde mi blog. Por ahí no pasaré.

El mundo al revés. Es decir, el mundo según el PSOE.

Si hay una máxima compartida por casi todo el mundo civilizado es la siguiente: “Un Gobierno NO PUEDE ceder al chantaje. A NINGUNO“.

¡Sorpresa! Vivimos en un país a medio civilizar. ¿Pruebas de lo que digo? Miren al gobierno, miren, miren.

Por ejemplo, miren al ministro Moratinos (familiarmente, para su familia, Desatinos) negándose a confirmar si se ha pagado RESCATE por los cooperantes secuestrados en Mauritania. Vamos, que no hace falta ser muy listo: se ha pagado el rescate.

Esa simple “gestión” es un mensaje grabado a fuego con unas letras del tamaño del Peñón de Gibraltar que informa a todo maleante, terrorista y advenedizo que ESPAÑA PAGA RESCATES.

¿Consecuencias? Las que estamos pensando todos. Corrección. Todos menos los de izquierdas con talante. Estamos invitando a que nos secuestren ciudadanos a lo largo y ancho del mundo mundial.

Si es que hay que ser tonto. Tontísimo. Pagar un rescate es una invitación al secuestro. Ahora en serio: ¿De verdad es tan difícil de entender por parte de estos tuercebotas de la izquierda psoe-zoica?

Lea la noticia aquí.

Lo dicho: ¿Quiere usted recuperar la capacidad de asombro, de indignación y, en fin, de cabreo mayúsculo? Vote a la izquierda.

… A mí me suena a súplica…

… La cual, desde luego, no me enternece en absoluto.

“Le pido y le ofrezco que ayude al país” … Eso ha dicho nuestro dilecto presidente ZP. Nada menos. No se si me pasará solo a mí… pero intuyo un enorme patetismo y un cierto miedo en esas palabras. A lo mejor (soy un ingenuo, lo sé) es que alguien con más de media neurona por centímetro cuadrado ha avisado al presidente que tenemos un problema, oiga. Que en crisis (esa que no existía y era de antipatriotas) solo queda España entre los paises más o menos civilizados. Y a lo mejor le da miedito al presidente. Menudo presidente. Ni siquiera suplicar sabe. Al menos, podría haberlo hecho en privado. Pero no. Tenemos una sociedad tan anestesiada que ni siquiera va a notarlo. El patetismo del presidente, digo. Y a los que lo notemos, se nos llamará de todo.

¿Y que hacer? ¿Ayudar por patriotismo? Pues no lo tengo claro, la verdad. Patriota soy, como el primero. Pero para actuar en beneficio de mi país quizá no debamos ayudar al PSOE. Porque, vamos a ver. Si tenemos un amigo borracho que nos pide que le acompañemos a casa en coche, conduciendo el… ¿Haremos bien en hacerlo? ¿Seguro? ¿No sería mejor quitarle las llaves y conducir nosotros, que no llevamos dos copas de más? ¿Que es ayudar? ¿Que sería ser cómplice de un delito?

Usemos el buen sentido. Sí, me refiero al menos común de los sentidos en general… y totalmente ausente en las mentes de la izquierda.

… Respetando costumbres exóticas.

… Somos idiotas.

Llevo un tiempo pensándolo… y he llegado a esa conclusión. Resulta que algún “iluminado” decidió un dia que las costumbres foráneas son más importantes y dignas de respetar que las nuestras. Gracias a esa estúpida teoría, resulta que hoy permitimos la visita de rollizos turistas en nuestras catedrales montando escándalo, llamándose a gritos de ábside a ábside.. y tomando fotografías con flash como si les fuese la vida en ello. Luego, además, si uno examina con cuidado los muros exteriores de la catedral de Burgos, podrá encontrar firmas tan educativas como “John was here“, “Manchester forever” y la típica “Catalonia it’s not spain” (falta ortográfica incluida, por supuesto).

Precioso.

Pero eso sí: luego, un día, decidimos irnos de viaje a Arabia… y lo primero que nos enseñan en la agencia de viajes son las inquebrantables costumbres del pais que vamos a visitar. “De obligado cumplimiento“, dicen. “Peligroso si no se respetandicen. “Delito con cárceldicen.”Pena de lapidaciónnos dicen.

Y claro, ¿Que hacemos? Pues obligamos a nuestra mujer a ir tapada hasta el talón de aquiles: a dejar el pintalabios en Madrid: a bajar la cabeza con humildad si la mira algún hombre.

Porque nosotros respetamos. Nosotros somos multiculturales. Nosotros somos tolerantes, progresistas y demócratas.

Mentira, por supuesto. Lo que somos es IDIOTAS. Pero no idiotas cualesquiera, no. Idiotas orgullosos de serlo: idiotas con entrenamiento, profesionalidad y ganas, sobre todo, muchas ganas.

Porque claro; si nosotros vamos, nosotros respetamos. Pero si ellos vienen… ¿Respetan? ¡No! Entonces también respetamos nosotros. Cómo no. Somos los más mejores. Los más buenos.

¿Tolerancia? Id a buscad tolerancia al Magreb; a Arabia Saudí… ¡id allí a buscadla, sabandijas pijoizquierdosas!

Porque el día que mi mujer pueda ir con la cabeza descubierta por la plaza de la Kaaba, ese día, y ni un minuto antes, toleraré el burka en la Gran Vía de Madrid.

PERO NO ANTES.

PSOE como ejemplo de enfermedad mental.

Hablábamos el otro día en éste blog sobre los rancios abucheos al ex presidente Aznar (Puedes leerlo aquí. Abucheos Rancios.) Y dábamos cuenta de que el personal de ultraizquierda tiene pocos recursos más que el barritar y graznar en público recurriendo a la consabida guerra de Irak.

Pues bien; resulta que estos personajillos, de limitada inteligencia pero de frente abombada, no cesan en su empeño de epatarnos, asombrarnos y, porqué no, deleitarnos con su capacidad para convencernos, infatigables, día tras día, que la izquierda, el PSOE y, en general, la progresía actual no representan sino un trastorno mental patológico de difícil cura pero de amplio espectro.

¿Porqué digo ésto? Fácil. La gran mayoria de la piara que compone la llamada jefatura del PSOE ha salido en tromba, hombro con hombro, marcando el paso, para nada menos que atacar a Aznar por intolerante cuando éste era insultado, de varias formas, todas ellas asaz soeces, en la línea procaz de los activistas de la izquierda.

Sí, mantienen la absurda e idiota idea de que el intolerante es Aznar por enseñar el dedo medio a los proyectos de estudiantes sin desasnar y carentes de educación que le tildaban de asesino y fascista.

Para la izquierda del PSOE, el culpable es el receptor de los insultos.

No es extraño que los padres y abuelos de esta gentuza se las arreglaran para perder una guerra que ellos mismos iniciaron en el año 1934, con el presidente del PSOE de la época a la cabeza de la sublevación. Parece que la genética tiene mucho que ver con la limitada capacidad de raciocinio.

La noticia del hecho comentado podéis leerla aquí.

Abucheos rancios.

Siguen los mismos de siempre aprovechando cualquier ocasión para abuchear al ex presidente Aznar. Por un lado está bien: es una confirmación -una más- de que los homúnculos de ultraizquierda siguen siendo tan acémilas como siempre. Es, por otra parte, tranquilizador saberlos en círculos universitarios -menos competencia inteligente para nuestros hijos- cuando lleguen a la Universidad. Pero, en fin. Uno tiene memoria y recuerda perfectamente que nosotros no iniciamos la guerra de Irak: que no enviamos ni un cabo furriel hasta que acabó el baile y, por último, que lo más agresivo que realizó nuestro ejército en las tierras de irak fue organizar una liguilla de fútbol para jóvenes lugareños.

Pero como todos sabemos, la verdad no interesa. Oh, sí, claro. Apoyamos la guerra. ¿Y? ¿Sin nuestro apoyo no se hubiera llevado a cabo? Habríamos de ser idiotas (o de izquierdas) para pensar tamaño despropósito.

Ahora bien; que cada palo aguante su vela. Yo por mi parte, sigo pensando que la guerra de Irak estaba más que justificada; me pareció y me parece bien que se invadiera… y el mayor de los problemas fue vincularla a las famosas armas de destrucción masiva. Panda de idiotas… esas cosas pasan cuando te la coges con papel de fumar: hubiera sido mucho más fácil, correcto y verídico declarar que:

“”miren ustedes: no sabemos si Sadam tiene o no tiene armas de destrucción masiva a día de hoy, pero como sabemos que las ha tenido y las ha usado contra su propio pueblo (los kurdos) no vamos a tentar a la suerte. Vamos a ir por él. Y como ha blindado el pais, la única manera es tirar de abrelatas: invadir el territorio, capturarlo y de paso parar las matanzas de lugareños.””

Y punto. Y se acabó el problema. Al fin y al cabo, la ONU ya le tenía condenado. Pero bueno, por otra parte quizá hubiera dado igual. Lo mismo las acémilas que aún hoy declaran, profundamente convencidas que nuestros aviones bombardeaban Bagdad matando niños, seguirían protestando con el mismo sentido de la justicia que cuando callaban como zorras ante las guerrillas sandinistas  o las intervenciones de Cuba en Angola. Que ya nos vamos conociendo, y como decía la canción… la izquierda tiene un olor especial.

Ah si, Aznar, su peineta y los abucheos: leedlo aquí, si os place.
Noticia.

La gran mentira del cambio climático: capítulo XXXLVIII (continuará)

… Bueno, dia tras dia van apareciendo nuevos indicios acerca de la clamorosa falsedad del llamado “cambio climático antropogénico”, es decir, que se produce un cambio climático por culpa del ser humano. Porque hay que diferenciar: el clima, como tal, lleva cambiando millones de años, es más, lo natural es que vaya cambiando. Ahora que la chufa, la milonga… la mentira es que ésto ocurra por causa humana. No llevamos el tiempo suficiente… ni contaminamos lo necesario. Que la gente es, en general, ignorante, no tiene nada de secreto. La masa es idiota por definición. Y es precisamente esta “masa” la que se ha dejado engañar por unos cuantos ecotalibanes y científicos oportunistas. Que los hay. Y, por favor, que nadie tenga la ocurrencia de pensar que los científicos son seres especialmente nobles; muy al contrario, el científico “tipo” es un individuo que vendería a su madre por una subvención: que sólo le falta el derecho de pernada sobre sus becarios y que, por supuesto, no le duele falsificar los resultados de sus experimentos para hacerlos cuadrar con sus “peipars” (que es como un científico español presuntamente brillante debe llamar a sus artículos publicados).

En fin, a lo que iba: aquí tenéis la noticia en cuestión: que ahora resulta que los famosos glaciares del Himalaya… pues no se están derritiendo.

Noticia.

Otro timo clamoroso ocurre cuando nos intentan engañar con el famoso CO2: que yo recuerde, la composición atmosférica se estudiaba en BUP (o el equivalente actual: ni lo conozco ni me importa). Pues bien, de acuerdo a aquellos estudios, tenemos que, si representamos gráficamente la composición atmosférica, nos encontramos con que el oxígeno representaría un total de 5 campos de fútbol puestos uno tras otro. ¿Y el CO2? Ah bien, amiguitos: buena pregunta. El CO2 representaría los 5 últimos centímetros de esos cinco campos de fútbol puestos en fila. Para resumir: los ecotalibanes denuncian un aumento de 3 milímetros… en 5 campos de fútbol. Vamos, una catástrofe. Pero los ignorantes, la masa de acémilas de la que se compone ese monstruo acéfalo e idiota como un Shoggoth (Lovecraft dixit)… es decir, la opinión pública es, como sabemos, fácilmente impresionable. Pues nada, que se impresionen, los cenutrios.