FIRMA INVITADA: @floresfrio: “ODA A LA ARBOLADURA DE UN MORLACO AGONADADO”

no images were found

 

 

 

[notice]

Hoy, tengo el honor y la suerte de presentaros la primera colaboración externa a este blog. ¿Que puedo decir que no transmitan sus palabras? La persona que las escribe es un español de raza; un patriota y un caballero de honor. Es un privilegio presentaros este escrito. 

 

Os recomiendo fervientemente que le sigáis en Twitter; preguntad por @floresfrio

[/notice]



ODA A LA ARBOLADURA

DE UN MORLACO AGONADADO.





Érase un morlaco desnutrido,

érase un manso “reconcomio”

Érase que se era,

por su cornamenta conocido.

Era, de nombre,   “Rajolín” reconocido. 

De terrible arboladura,

por los Miura era temido.

Pero, ¡Ay! Si se acercaban… 

Era morlaco compungido.

Cuando percibía raza, 

de casta Española,

en bravas batallas ganada, 

al olor de la Sangre huía.

Pues el cobarde y traidor verraco, 

como un perro se sentía.

Navío pirata pensaban, 

pues tal era su altura, 

que ni galeón ni fragata, 

comparaban en trapío.

Era tal, su envergadura, 

que a por vergas acudieron al baldío.

Y pirata fuera,

De Albión siendo amigo,

saquea su Granja

de doblones zainos, 

pues negro es el oro

de España extraído.

Recuerda España dolida

la hombría encendida

del valiente marino 

cojo, manco y tuerto,

en Pasajes concebida.

Vasco, y rediez, español.

Tamaña era su fama

que a la voz de:

ES EL MEDIO HOMBRE

Todo el Almirantazgo huía.

Pero ¡Ay! Tan poca era su bravura, 

que una rata  ponía en fuga 

a tan arbolado trapío.

Quiera España otra imagen, 

pues “este” representa 

la más baja “bravura”, 

por el mundo reconocida, 

como la mayor cobardía.

Era tan manso “Rajolín”,

que a las hienas ayudaba. 

Tal era su miedo, 

que ni a médicos acreditaba.

Y las fieras encantadas

llenas de doblones estaban.

Tan era así, 

que con la anuencia de “Rajolín” gobernaban 

con su hiel asesina, 

a su deshonrada cabaña.

De Gules la Enseña blasona

la sangre honrosa vertida

Por los héroes de la Patria sufrida.

Madre que pierde a sus hijos, 

a los que Dios nunca abandona.

Pero aquí el manso revoca

y como traidor leguleyo reacciona,

a las Hienas vende nuestra alma, 

llenando sus bolsas de pitanza áurea.

Maldita alimaña malparida 

de las entrañas de  Caín, 

que por míseros sueldos permites

de España la rotura siniestra.

Venden tus mercaderes la Patria 

con mansedumbre podrida, 

dando querencia insana

a  traidores de España.

Sucias heridas provocan 

falaces tenderos felinos, 

que rompen mi España partida

en mil pedazos bovinos.

Y espera España a sus hijos, 

en demanda de feroz defensa 

que Dios y la Patria reclaman 

de intrépidos soldados heroicos.

Tierra de honrado trabajo 

que tus vendidos secuaces saquean,

y tú, manso, tremendo astado, 

con tu soez cobardía destruyes.

Llora mi Madre, España, 

Porque algunos, 

sus hijos, la deshonran. 

Llora mi Madre, España, 

porque algunos, 

sus hijos, la desprecian.

Llora mi Madre, España, 

porque está abandonada.

Morlaco manso, felón  

seguidor de alimañas asesinas, 

acémila encornada, 

vil bestia sobornada, iluminada, 

por mal nombre “Rajolín”,

oye a la Patria enojada.

España reclama su Historia.

España reclama su honra.

España llama a sus hijos, 

con desgarradores lamentos 

y largas lágrimas tiernas.

Pues, España,

nuestra Madre,

ama a todos sus hijos…

@floresfrio

Nota informativa.

aguila

Muy buenas. 

Ante tal maremagnum de rumores y comentarios acerca de mi cuenta de Twitter, me veo obligado –Cual famosa de medio pelo, o de pelo completo– a emitir este comunicado que quiere aclarar –lo que se pueda– los acontecimientos acaecidos en las últimas 48 horas.

Lo más importante:

A otros no sé. A MI, Twitter no me ha cerrado nada. Ni la cuenta, ni la boca, ni ningún otro órgano.

Ciertamente, ni Twitter me ha cerrado la boca, ni NADIE, absolutamente NADIE podrá realizar tal cosa. De eso puedo daros mi Palabra de Honor. Tanto da que me queráis o me odiéis. En ambas perspectivas sabéis de sobra que YO JAMÁS falto, he faltado ni faltaré a mi palabra. Lo Juro por Dios y a EL pongo por Testigo.

¿Que ha sucedido entonces? 

Que una serie de cuentas de Twitter, animadas, jaleadas y ante todo, dirigidas y manipuladas por otra cuenta han realizado una serie de maniobras en Twitter con el fin de conseguir la suspensión de mi cuenta.

¿Cómo lo han hecho? 

Twitter suspende las cuentas por varios motivos; uno de ellos es lo que llama SPAM, pero que incluye una serie diferente de actos. Por ejemplo, enviar tweets a cuentas que te han bloqueado o que no te han escrito.

De este modo, una determinada cuenta, con centenares de miles de seguidores pidió, de forma privada, a algunos cientos de los mismos que al mismo tiempo que ella les retuiteaba a ellos mis propios tuits, ellos denunciaran cada uno mediante un formulario automatizado que se encuentra en la ayuda de Twitter.

Así, multiplicada por cien, estas denuncias sobrepasaron un “límite de seguridad” que tiene Twitter establecido, y que calcula tomando como referencia diferentes datos, y de forma automática mi cuenta fue, automáticamente, suspendida.

Evidentemente, NO he sido castigado por emitir opinión, juicio, calificación, amenaza, insulto, definición objetiva o maldición aramea.

Evidentemente, MANTENGO Y REITERO todas y cada una de mis palabras, frases, tweets, afirmaciones, insultos, amenazas (si las hubiere, que no las hay), definiciones objetivas o maldiciones arameas.

Me consta que todos los que me seguís entendéis perfectamente.

Me consta que hay mucho analfabeto que no entenderá ni una palabra. Esto es triste, mas inevitable.

Prosigamos.

¿QUIEN lo ha hecho? 

No ha sido una sola cuenta: como he dicho ha sido la asociación de numerosas cuentas. Si bien sabemos de dónde partió la iniciativa; de la cuenta que responde al usuario @barbijaputa.

Lo sabemos básicamente porque se ha jactado de ello, porque sabemos que lo ha pedido a sus seguidores y porque se dedica a suspender cuentas como la mía de forma profesional.

¿Quien es @barbijaputa? En principio, y de momento (debo remarcar el “de momento”) no se sabe.

Es decir, no se sabe actualmente su nombre y apellidos. Pero se sabrán.

Sí sabemos muchas otras cosas.

Tratamos con una persona con problemas para relacionarse: ella misma admite su incapacidad manifiesta de mantener relaciones de pareja. Se define como comunista, atea y republicana. Afirma que se niega a ser madre porque no quiere ver su cuerpo “mancillado y alterado”. Todo esto no lo digo yo: aparece en lo que ella escribe.

Sabemos que tiene una edad aproximada de 30 años; sabemos que en el año 2010 fue fulminantemente despedida de su trabajo como auxiliar de vuelo, que compaginaba con algunas misteriosas labores de.. ejem, modelo, y como camarera del AVE.

Sabemos que trabaja en Madrid, sabemos que es dependienta en algún tipo de “Boutique” y sabemos que tiene un labrador blanco mestizo.

Sabemos que tiene acento andaluz muy marcado -de lo que presume- y que sus padres viven en Andalucía, tierra de ERE’s.

Por último, sabemos que tiene una hermana pequeña.

Y además, conocemos algunas amistades y relaciones que mantiene desde antiguo, cuando se vio obligada a cerrar un blog de poesía… hm.. de dudoso gusto, por haber dado más detalles sobre su vida de los que convenía, llegando, ya entonces, a recibir numerosas amenazas.

Tenemos abundante información de ese blog. Tenemos fotos de ese blog. 

Y también sabemos que alguien averiguó el portal en el que vive mediante el estudio de todo ese material.

INSISTO. Todo lo anterior aparece de una u otra forma en las afirmaciones poco cuidadosas de esta señorita.

Dado el innegable éxito de su cuenta de Twitter, que tiene más de 100 mil seguidores, esta señorita aprovecha este potencial para atacar y suspender cuentas de aquellas personas que no la agradan o por las que siente un furibundo y apasionado odio.

Ella misma ha reconocido -con muy poco sentido común- haber sido la culpable e instigadora de la suspensión de la cuenta de Twitter de la propia Esperanza Aguirre, antigua Presidenta de la Comunidad de Madrid, de la que se mofó con gran alborozo cuando le fue detectado un cáncer, comentando con andaluza y miserable gracia que a un tumor le había salido una Esperancita.

Esta es la persona que se ha encargado de efectuar el ataque -exitoso- contra mi cuenta de Twitter.

¿Que voy a hacer?

¿YO? Yo no voy a hacer nada. Nada en absoluto. En principio, esto se traduce en esperar, simplemente. Comunicados los hechos a los departamentos pertinentes de Twitter en Estados Unidos, pueden ocurrir dos cosas; a saber. Que mi cuenta sea restituida o que no lo sea. Esto es muy obvio.

Si me es restituida, como espero, naturalmente volveré a hacer uso de ella, al mismo estilo, modos y maneras que antes del incidente.

Si no me es restituida, volveré igualmente mediante alguna otra cuenta, actual o nueva, de la que me reservo de momento el identificar el usuario. Llegado el caso, os informaré por todos los medios posibles, para que podamos volver a formar el grupo que tenía de seguidores -de los que me siento muy orgulloso, por cierto-.

¿Que os pido a vosotros, a todo el que me lea?

Publicidad. Ni más ni menos. Que divulguéis este enlace tanto y tan lejos como podáis. Que lo enviéis a Twitter. Que lo enviéis a conocidos, amigos… a todos aquellos que luchamos contra la canalla roja.

Gracias.

Y esto es lo que hay.